Vivir en campamento: derechos vulnerados y la ciudad que excluye.

Se estimó que en el 2019 eran casi mil familias de la Región de Coquimbo que vivían en campamentos, hoy sabemos que es muy probable que sean muchas más…


La pobreza se define más allá del tener, es el resultado de un sinfín de situaciones, condiciones, y también de estructuras políticas, que han determinado que ciertas personas no tengan el mismo derecho (y acceso) a aspectos que cualquiera consideraría mínimos: salud, educación, transporte, trabajo, seguridad, etcétera. En ese sentido, hoy se habla de la pobreza multidimensional, vale decir, un corpus de profundas falencias en el habitar de las personas que constituye un problema fuertemente adosado a la injusticia social y a la ideología de fondo de la política chilena contemporánea. Y es que el habitar hace tiempo está mercantilizado. En Chile, el capitalismo extremo promovido en tiempos de dictadura, la focalización de la pobreza junto a sus remanentes en la política actual, y la globalización, han aportado a la generación de ciudades que excluyen a varios y abrazan a unos pocos.


Los campamentos son unas de las máximas manifestaciones de la pobreza y de la injusticia social. Muchos se han atrevido a decir, incluso desde la academia, que los campamentos se forman porque la gente quiere vivir ahí y porque quieren aprovechar los beneficios del Estado… ¡Mentira! Las personas que viven en campamentos han llegado ahí por la inestabilidad y baja oferta laboral, la imposibilidad de participar del mercado formal del suelo, la profunda y consolidada desigualdad social… ¡Allí es donde PUEDEN estar!


En los campamentos no hay acceso a agua, luz, ni alcantarillado, son lugares invisibilizados por las sociedades que además cargan con un inmenso estigma sociocultural. Se hace necesario pensar quién tiene la responsabilidad de solucionar este problema social que lamentablemente parece estar en manos de la sociedad civil, total, para el Estado de Chile el pobre tiene que ser ‘buen pobre’ y recibir humildemente lo que les toca ¿o no?


Al 2019, en la región de Coquimbo se tenía registro oficial de 25 campamentos, pero no hay duda de que la emergencia sanitaria ha suscitado la aparición de otros y acentuado la situación de pobreza, y esto a nivel nacional. Es urgente que el Estado establezca las condiciones que permitan repensar la pobreza y tome las acciones necesarias que, desde un nivel constitucional, asegure la dignidad universal para todas las personas y que no genere una exclusión por SER. Asimismo, se debe impulsar un cambio cultural que jamás induzca a la precarización, deshumanización y estigmatización de grupos de personas que por razones que escapan a sus decisiones individuales, viven en situación de pobreza.


#esposible #DiegoFigueroa #viviendadigna #derechovivienda #constitución #FB #D5 #Coquimbo #LaSerena #Vicuña #Canela #LosVilos #Andacollo #LaHiguera #Salamanca #Ovalle #Illapel #Paihuano #RíoHurtado #MontePatria #Punitaqui #Combarbalá



72 vistas

Entradas Recientes

Ver todo